El año 2021 se conmemoró el centenario del nacimiento del director Luis García Berlanga, uno de los cineastas españoles más internacionales e influyentes de nuestra cinematografía. Su universo fílmico, único y singular, ha traspasado la ficción para proyectarse en la realidad que está más allá de la pantalla, como reconoció la Real Academia Española (RAE) al incluir en el diccionario el término “berlanguiano”.

Desde su primera película, Esa pareja feliz (1951), codirigida con Juan Antonio Bardem, hasta la última, París-Tombuctú (1999), pasando por otros títulos significativos como Calabuch (1956), ¡Vivan los novios! (1969), su trilogía Nacional (1978, 1980, y 1982), La vaquilla (1985) o Todos a la cárcel (1993), Berlanga ha reflejado medio siglo de la intrahistoria de España con ironía y cierto jolgorio festivo. La mirada de este director, acompañada en gran parte por la pluma del guionista Rafael Azcona, ha retratado de manera sarcástica, pero a la vez conmovedora, la idiosincrasia de la realidad española. En el cine de Berlanga la trama, con situaciones esperpénticas, absurdas, caóticas, carnavalescas, reflejadas con un tono de humor negro, satírico y festivo, se despliega en planos secuencia corales donde los múltiples y variados personajes se mueven de un espacio a otro, mientras hablan y hablan. Personajes miserables, pero entrañables. Personajes atrapados en el “arco berlanguiano”, en esa estructura dramática que impide que puedan llevar a cabo sus sueños, alcanzar sus metas, y que hace de las películas de Berlanga crónicas de un fracaso, como el propio director decía.

Este número monográfico de Fotocinema orienta su interés, por una parte, en la reflexión sobre la estética, la narrativa y las temáticas del universo cinematográfico de Luis García Berlanga; y, por otra, la influencia de su obra, estableciendo las oportunas conexiones y desconexiones con otros cineastas españoles y europeos.

Volver