Contenido principal del artículo

Rosa Maria Subirana Rebull
España
Joan Ramon Triadó
Universitat de Barcelona
España
Núm. 10 (2021): Revista Eviterna Nº 10, septiembre de 2021, Dosier homenaje al profesor Juan María Montijano García, Páginas 142-152
DOI: https://doi.org/10.24310/Eviternare.vi10.12972
Derechos de autor Cómo citar

Resumen

Nuestra práctica profesional, así como la entrañable amistad mantenida al largo de los años con Juan María Montijano, nos evoca a relacionarle con la figura del gran pintor barroco Diego Velázquez (1599-1660) y los dos viajes llevados a cabo en la ciudad de los papas. Así, y salvando las lógicas diferencias, hacemos un cierto paralelismo con las vivencias de ambos en la Roma barroca.           


Contrariamente a Velázquez, cuyas obligaciones palaciegas en la corte limitaban su libertad y le forzaron a regresar con relativa premura, Montijano, a pesar de su compromiso con la docencia en la Universidad de Málaga, pudo establecer una larga secuencia de estadías romanas que abarcarían el resto de su vida. En este sentido, y gracias a la mayor facilidad y rapidez de los medios de transporte actuales, le podemos adjudicar una mayor fortuna a la del pintor sevillano, pues tuvo ocasión de vincularse durante más tiempo y conocer con mayor minuciosidad todos los vestigios de la Ciudad Eterna.


Desde hace tiempo estamos interesados en valorar los viajes de los artistas y sus itinerarios o estancias en cuanto que, en muchas ocasiones, plasman las experiencias vividas en sus obras, al igual que nosotros, de nuestros viajes y/o permanencias, guardamos en el subconsciente imágenes y sensaciones captadas. Las mismas que tarde o temprano, y de manera no consciente, repetimos o reelaboramos. Son lo que nosotros entendemos como interferencias culturales.


Como Velázquez, Juan María Montijano fue seducido por el embrujo romano. A todos nosotros las experiencias vividas nos han enriquecido y, de alguna manera, han quedado reflejadas en nuestros escritos, en nuestra docencia y en nuestra investigación.

Citado por

Detalles del artículo

Referencias

Calderón de la Barca, P. (1640). Primera parte de Comedias de don Pedro Calderón de la Barca. Madrid: Viuda de Juan Sánchez. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el-sitio-de-breda--2/html/

Gállego, J. (1983). Diego Velázquez. Barcelona: Anthropos.

Pacheco, F. (1649). Arte de la Pintura, su Antigüedad y Grandezas, lib. I. Sevilla: Simón Fajardo.

Thuillier, J. (1974). La obra pictórica completa de Poussin. Barcelona: Noguer.

Trapiello, A. (2009). Troppo vero. Valencia: Pre-textos.

Tolnay, C. de (1961). Las pinturas mitológicas de Velázquez, Archivo Español de Arte tomo 34, nº 133, 31-46.

Van Gogh, V. y Vollard, A. (1911). Lettres de Vincent van Gogh à Èmile Bernard (1887-1890). París.