Contenido principal del artículo

Belén Calderón Roca
Universidad de Málaga
España
Núm. 30-31 (2010), Artículos, Páginas 367-384
DOI: https://doi.org/10.24310/BoLArte.2010.v0i30-31.4379
Derechos de autor

Resumen

Entre 1922 y 1945 el gobierno fascista trató de aproximar la ciudad de Roma a la sociedad italiana mediante el direccionamiento arquitectónico, la reinvención de su pasado histórico y la sacralización del mito de la Romanidad. Benito Mussolini, promotor absoluto de la resurrección de la grandeza imperial de la antigüedad romana, fue el artífice de una política de masas dirigida a consolidar la hegemonía del fascismo mediante una imagen urbana que ofrecía secuencias inconexas, falseadas y descontextualizadas de la realidad. En qué medida la historia de la urbe romana, capturada por la doctrina fascista y en concreto, por el pensamiento del Duce, es deudora del estrato mitológico quedará expuesto en estas páginas

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo