Contenido principal del artículo

Francisco Sanz Fernández
Universidad de Extremadura
España
Núm. 30-31 (2010), Artículos, Páginas 119-146
DOI: https://doi.org/10.24310/BoLArte.2010.v0i30-31.4368
Derechos de autor

Resumen

Los tratados de cortes de piedra fueron durante los siglos XVI y XVII una de las fuentes principales de que bebieron los maestros de cantería españoles y franceses para el estudio y aprendizaje de la arquitectura. El ejercicio de la montea, la traza del pitipié, la elaboración de maquetas en madera o la práctica del «contrahacer», que no era sino repetir una y otra vez la ejecución de modelos de arcos en yeso, permitió a estos artistas perfeccionar sus técnicas de corte y ejecución de ingenios hasta alcanzar lo que algunos autores han llamado el «ideal isodomo», es decir, superficies de muro continuas y perfectas que imitan con precisión la apariencia de monumentales esculturas en piedra.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo