Contenido principal del artículo

Francisco Vila Tierno
Universidad de Málaga
España
https://orcid.org/0000-0001-5718-4160
Biografía
Núm. 2 (2021), Editorial, Páginas 14-17
DOI: https://doi.org/10.24310/rejlss.vi2.12441
Derechos de autor Cómo citar

Resumen

El mes de marzo de 2021 ha sido el aniversario oficial de la pandemia en nuestro país. Un año que nos sirve, a su vez, como referencia, para determinar el período transcurrido desde que se paralizó el diálogo social encaminado a reformar la reforma de 2012.
Una contrarreforma que se había planteado según una hoja de ruta con modificaciones inminentes, a medio y a largo plazo. Pero siempre bajo un mismo eslogan: “acabar con los aspectos más lesivos” de aquella. Y la vía era la derogación de lo regulado entonces.
Ya entonces nos planteábamos tres cuestiones distintas:
- ¿cuáles se consideraban los aspectos más lesivos de la reforma de 2012?
- si se derogaba la legislación de 2012 ¿con qué nos quedábamos? ¿con la de 2010, o también se alcanzaría ésta?
- ¿se conseguiría con acuerdo entre los agentes sociales?
Los interrogantes siguen siendo los mismos en algún caso y, en otros, las respuestas.

Citado por

Detalles del artículo